El narcotráfico y las armas

Hace unos meses un amigo que trabaja en Unibank me regaló un libro sobre lo contaminada que está nuestra sociedad. En sus páginas leí sobre todo lo terrible que nos espera en el futuro si continuamos con las mismas actitudes que hasta ahora mantenemos y que han dado cabida al paulatino aumento de crímenes tan nocivos como el negocio de las drogas y las armas.

El narcotráfico y las armas.jpg

En nuestros días podemos decir que el narcotráfico y las armas son como hermanas siamesas que no pueden vivir de manera separadas, y es que para todos es bien sabido que los delincuentes que se dedican al tráfico de drogas se valen de armamento para llevar a cabo sus actividades ilícitas.

“Hace unos meses un amigo que trabaja en Unibank me regaló un libro sobre lo contaminada que está nuestra sociedad. En sus páginas leí sobre todo lo terrible que nos espera en el futuro si continuamos con las mismas actitudes que hasta ahora mantenemos…”

Al pasar de los años nuestra sociedad ha ido evolucionando de manera significativa en lo cultural, tecnológico y científico, pero en la parte humana el adelanto ha sido negativo, pues no nos hemos esforzado para enriquecernos o prosperar como personas y mucho menos en mejorarlos valores humanos de cada ciudadano. Contrario a esto, después de tantos años continúa prevaleciendo en el hombre el odio, la envidia, el orgullo, la lujuria, la avaricia y el rencor, pecados capitales que cada día se intensifican más en vez de desaparecer.

Es estos tiempos muchas personas denuncian que el crimen ha aumentado de forma abismal gracias al deseo desenfrenado que siente el hombre por tener una gran posesión de riquezas, sumando a la multitud de guerras que origina el hecho de querer tener poder uno sobre otros; la hambruna que aún ataca al tercer mundo; la desigualdad en el reparto de la riqueza y de los recursos naturales, por mencionar algunas de una lista casi interminable.

Por todo debo pensar que nuestra civilización ha fracasado, pues a través del tiempo solo nos hemos preocupado por lograr avances en lo material en vez de fomentar la hermandad, la convivencia y la solidaridad entre los hombres y los pueblos.

Si a esto le sumamos la globalización que hoy nos envuelve podemos ver claramente por qué nuestros pueblos tienen sociedades en quiebra, fácilmente manipulables, que dejan sus valores y principios a un lado para lograr obtener dinero de manera fácil y así alcanzar el sueño de ser personas de poder. Y es que gracias a este fenómeno que supone un proceso a nivel económico, tecnológico, social y cultural que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo, el narcotráfico y el tráfico de armas ha encontrado un tremendo aliado, pues gracias a ella todas las mafias y organizaciones criminales de todo el mundo se ponen en contacto y a través de sus influencias logran asegurar, en muchos casos, la impunidad sobre sus delitos.

Nuestras naciones hoy se enfrentan a crímenes tan terribles como el narcotráfico, delito que llega a todos y es capaz de dañar cualquier sociedad, principalmente a los jóvenes, algo que se vuelve bastante preocupante pues si ahora son tocados por estos delincuentes quizás no lleguen a adultos o simplemente sean generaciones totalmente perjudicadas que no aportaran nada positivo a las próximas descendencias.

narcotráfico, tráfico de armas, violencia, crimen, negocio